sábado, 6 de agosto de 2016

Con sentido empresarial, organicemos el Fexticum 2017


Escribe:
Luis A. Castro Gavelán

Un relativo éxito tuvo la edición 44 de la Feria de Exposiciones Típico Culturales de Monsefú, FEXTICUM. Si bien la afluencia de visitantes fue masiva y hubo una ligera mejoría, hay quienes concurren casi todos los años y comentan que muchas de esas actividades son decimonónicas, que nuestra feria está aletargada, que aún no da el salto anhelado, y que hay una asimetría entre la expectativa de los turistas y lo poco que ofrecen los organizadores.
Monsefú tiene mucho que mostrar, Monsefú aporta mucho a la gastronomía y el costumbrismo nacional, y nuestra FEXTICUM fue una especie de musa inspiradora para quienes crearon MISTURA, la prestigiosa feria gastronómica nacional. Aquí no hay misterio, varios de los hoy famosos chefs reconocieron que en su proyecto emularon la feria monsefuana.
Quién duda que la gastronomía peruana, al igual que Machupicchu son los principales imanes de atracción del turista internacional. Y hay quienes han revelado que los visitantes de nuestro país gastan un 10% de su presupuesto en nuestra cocina, en nuestra variada gastronomía, y que significa ingresos anuales superiores a los 350 millones de soles.
Según el Ministerio de comercio exterior y turismo, Mincetur, hay unos 67 mil restaurantes en el Perú y ese número se incrementa anualmente en un 10%. Por nuestra comida hay ingresos a nivel nacional e internacional del orden de los 1,500 millones de soles. En EE.UU. existen ya más de 450 restaurantes peruanos, un 30% más que hace tres años. En Monsefú hay entre restaurantes y “huariques”, unos 150. Las cifras saltan a la vista, también los números hablan de un crecimiento sostenido del sector gastronómico y la pregunta es ¿Por qué no estamos aprovechando esa “minita de oro” si somos una tierra bendecida?
La interrogante se la trasladamos alcalde Bartra. Usted prometió aupar el nivel de la feria y es hora que hagamos un replanteo para celebrar a lo grande nuestra FEXTICUM 2017. Estamos a casi un año de festejar su edición 45 y debemos apuntalar a una feria vigorosa, resolutiva, y no disoluta. Tenemos que darle un sentido empresarial a esta estructura gastronómica-costumbrista.
Dr. Bartra, es hora de “tomar el toro por las astas”. El próximo año nuestra feria debe tener su propio local. Es el primer paso. Amplio, limpio y pulcro, con baños y una playa de estacionamiento. Toda persona pagará por el ingreso, pero tendrá derecho a participar de los gratuitos espectáculos y las novedades que brinden los organizadores. Otras sugerencias, a continuación:

1-Convocar a miembros de instituciones importantes para coorganizar la feria. El ejemplo dado por los panificadores monsefuanos es digno de elogio. Las actividades que ellos cumplieron dejaron aires de satisfacción, hicieron una exhibición que tuvo simetría con la forma como ellos se conducen. Por igual invitar a representantes de las escuelas de Monsefú, los artesanos, los grupos musicales, la hermandad de Jesús Nazareno Cautivo, los promotores del “festival del pato” de Callanca. A su vez, instituciones como el “Centro Social Progresista”, y el Club Social Monsefú, de los monsefuanos residentes en Lima. Un punto aparte es el trabajo que el alcalde debe cumplir para incentivar la creación de una entidad que reúna a los dueños de restaurantes.
Cada asociación o institución tendrá a su cargo una actividad o incluso un día completo de actividades, de acuerdo a la envergadura de su organización. Ellos asumirán los gastos de su labor, pero la compensación económica será con el dinero que se recaude en la puerta de ingreso. La entidad que organizó el evento compartirá con la municipalidad los beneficios económicos.
Para compensar los gastos de preparación del campo ferial, la municipalidad podrá cobrar dinero por el ingreso de los diversos negocios: restaurantes, tiendas de artesanía, negocios varios. De esta manera el municipio organiza y patrocina la feria, y tiene la oportunidad de ganar para sus arcas un dinero que destinará a obras públicas de la ciudad. Por igual las instituciones coorganizadoras pueden tener una vía que ayude a sus intereses institucionales.

2-Un buen proyecto de factibilidad será sinónimo de atracción para los auspiciadores. La municipalidad cuenta con datos estadísticos sobre la cifra de asistentes en años anteriores y eso ayuda para convencer a los patrocinadores. Las cervecerías, compañías de aviación, empresas que industrializan alimentos y productos de uso doméstico, empresas de transporte terrestre, compañías de pintura, etc.
3- Entre otras actividades a desarrollar sugerimos:
a) La escenificación de la aparición de nuestro Jesús Nazareno, desde su hallazgo en las playas de Santa Rosa, hasta su entronización en la iglesia de Monsefú. Este es un aporte del ciudadano Pedro Sánchez, ex directivo del Club Social Monsefú.
b) Un concurso de dibujo y pintura con la participación del reconocido pintor monsefuano Félix Eliseo Flores Chafloque. Incluso él podría hacer una exposición de sus cuadros pictóricos.
c) Que los agricultores y ganaderos monsefuanos tengan un espacio para exponer y vender sus productos sin intermediarios y a precios competitivos. Esta es una idea del profesor Miguel Gonzales Delgado, uno de los fundadores del Fexticum.
d) Que el Club Social Monsefú, de los residentes en Lima, organice el concurso Srta. Fexticum. Pilar Puémape, su presidenta, ha dado muestras de dinamismo, participación y cariño por Monsefú.
e) Congregar la presencia y colaboración del arqueólogo Walter Alva, director del museo Tumbas Reales de Lambayeque. Se puede exponer durante el Fexticum reliquias que permitan una afluencia inusitada de turistas nacionales e internacionales. Una persona que ayudaría en la gestión es nuestro arqueólogo Victorino Túllume.
f) Con prestigio internacional, nuestros joyeros artesanos Feliciano Salazar Liza y Orlando Garay Farro tienen mucho que aportar con su joyería fina, el arte de la filigrana.

e) Promover el loche como un producto bandera de los monsefuanos. Es nutritivo y alimenticio, y se puede ofrecer un catálogo con recetas de cocina para dar a conocer sus bondades.
f) Reactivar el aporte de “Los negritos” y “Los Panchitos”. El doctor Jesús “Chito” Custodio puede apoyar esta actividad.
g) Organizar la exhibición de sus joyas y vestimentas de Jesús Nazareno Cautivo.

4- Tomar conciencia del uso del internet y las redes sociales. El trabajo publicitario y de mercadeo es esencial para dar a conocer todo lo programado. Es inadmisible que el portal de la municipalidad de Monsefú, en plena celebración del Fexticum 2016, estuviera desactualizada con noticias del mes de marzo. Aprovecho para sugerir que, de una vez por todas, se patente el logotipo de la feria, no podemos estar variándolo todos los años.
Con trabajo, mentalidad positiva, responsabilidad y mucha honestidad, haremos una Fexticum mucho mejor. Si hacemos las cosas con tiempo, los resultados se verán compensados con logros y objetivos cumplidos.
Decía el filósofo francés René Descartes, que “la primera máxima de todo ciudadano ha de ser la de obedecer las leyes y costumbres de su ciudad”. Hasta la próxima. (LCG)

2 comentarios:

  1. Una interesante reflexión con muy buenos aportes que ojala sean tomadas en cuanta por nuestro alcalde.Fexticum se ha convertido en una feria comercial solamente.

    ResponderEliminar
  2. Saludos Dr. Custodio.
    Gracias por sus comentarios. Necesitamos vigorizar nuestra feria porque es patrimonio de todos los monsefuanos.

    ResponderEliminar